viernes, 29 de enero de 2010

Sánchez Gordillo, marca el camino

 Juan Manuel Sánchez Gordillo, alcalde de la localidad sevillana de Marinaleda, analizó en el programa La Trapera de Radio San Borondón la actualidad política estatal, centrando sus declaraciones en la crisis y cómo España podría salir de ella, afirmando que sólo con una política verdaderamente de izquierdas se puede salir de esta profunda crisis que soporta el Estado y reflexionó además de la actualidad política de Andalucía.


Sánchez Gordillo advierte que se mantienen intactas las reivindicaciones en defensa del futuro del campo andaluz, por ello el próximo 9 de febrero se llevará a cabo una huelga general en toda la comarca de Cádiz exigiendo cuatro días de trabajo para todos los jornaleros del campo, una reforma en el protocolo de requisitos para percibir el subsidio de desempleo, que los trabajadores que están en paro no tengan que pagar el sello de la cartilla agrícola, que se atienda como se merece al pequeño campesino que está arruinado, sobre todo en aquellos cultivo que requiera de mayor mano de obra, entre otras cosas.

En este sentido, el histórico dirigente de IU explica que una veintena de pueblos de Cádiz iniciarán esta huelga general el próximo 9 de febrero, una reivindcación que se llevará posteriormente por diferentes comarcas porque no queda otro remedio que tratar de cambiar de política económica para poder salir de la angustiosa situación en la que se encuentra el campo andaluz en estos momentos.

El alcalde de Marinaleda reflexionó sobre las previsiones económicas que diferentes organismos internacionales han hecho para España y que evidencian que el Estado será la última economía avanzada en salir de la crisis y advierte que estamos ante la peor crisis económica en los últimos cincuenta años, una crisis sistemática, financiera en primer lugar, pero que ha afectado a la industria, y a otros sectores como la alimentación, a la agricultura, al clima, etc., producida por un modelo que ha demostrado su ineficacia.

Desde su punto de vista, la gran canallada de esta crisis es la inmensa cantidad de personas que han ido o irán al paro y, por tanto, a la marginalidad, con la emigración como única salida, pero opina que la crisis también ha producido algunas buenas noticias, como por ejemplo el hecho de que los mitos del libre mercado y del capitalismo hayan caído estrepitosamente, puesto que se ha descubierto que el mercado no lo arregla todo y que por ello el Estado tendrá que intervenir en la economía.

Para Juan Manuel Sánchez Gordillo, lo que a todas luces se evidencia como una realidad, esa intervención del Estado en la economía para salir de la crisis, topa con la realidad de que este Gobierno no es de izquierdas, a lo que hay que sumar que los sindicatos han perdido su sustancia y no presionan lo necesario como para potenciar el cambio en el modelo económico.

Considera que la salida a la crisis no se logrará tan sólo con un blanqueo superficial del sistema, sino que debe cambiarse radicalmente el propio sistema, para lo cual, aunque siga habiendo como es lógico banca privada, dotar al país de una banca pública fuerte que origine obras públicas y sea motor de empleo, porque cabe recordar que ahora mismo, ni siquiera la administración central recibe dinero de los bancos, pese a que el Estado acudió al rescate de la banca privada.

Además, asegura que habría que apostar por conseguir la soberanía alimentaria, porque es la forma en que los pueblos decidan su propia política agraria y apoyen al pequeño agricultor, convertir la vivienda en un derecho y no un negocio como ha sido hasta ahora, para lo que hace falta construcción pública y un apoyo al cooperativismo, para en definitiva, darle un cambio brutal a esta sociedad, lo que significa cambiar radicalmente el papel que ha jugado hasta ahora el Estado, para lo cual también habría falta que la opinión pública despierte del letargo, que los sindicatos que realmente sean de clase abandonen el amarillismo en el que se han convertido y empiecen a ejercer como tal y que los partidos políticos de izquierdas, si es que hay alguno, tendrían que empezar a cumplir ese papel, porque si no las cosas vienen muy mal, sólo con una política verdaderamente de izquierdas se puede salir de esta profunda crisis que soporta España.
insurgente

3 comentarios:

  1. Hola trankilo, yo no entiendo mucho de política pero creo que tienes razón, la izquierda es la única capaz de sacarnos de este puto agujero, pero una izquierda real, no solo de boquilla.
    Un besote,

    ResponderEliminar
  2. Sanchez Gordillo, al que conoci en el 2002, es la dignidad de Andalucia.
    Salud

    ResponderEliminar
  3. Hola trankilo, yo también estoy de acuerdo en que solamente una verdadera izquierda puede sacarnos de la Crisis ...
    Buen Blog, ya te visitaré más a menudo..
    Saludos

    ResponderEliminar